Español - Català

93 254 58 00

Pruebas de broncoprovocación

Serie de pruebas que pretenden confirmar la presencia de hiperreactividad bronquial. A estas pruebas se les conoce genéricamente como de “provocación bronquial” y son de 2 tipos: específicas y no específicas. En las primeras se administran sustancias que producen broncoconstricción sólo en personas sensibilizadas a las mismas (p. ej. alérgenos). Las pruebas de provocación no específicas se dividen a su vez en directas e indirectas.

Las directas pretenden inducir con fines diagnósticos broncoconstricción controlada mediante la inhalación de diversas sustancias; una de las mas empleadas es la metacolina.

En las indirectas mediante la realización de ejercicio físico o determinadas maniobras ventilatorias se estimula la liberación de mediadores endógenos por células bronquiales, que son los que desencadenan la contracción del músculo liso bronquial.

En ambas pruebas la respuesta se cuantifica en función del grado de obstrucción al flujo aéreo provocado. Para ello, se requiere hacer una espirometría forzada después de cada dosis de agente provocador y comparar los resultados con los valores basales.

 

 

Diagnóstico de asma inducida por el ejercicio

El broncoespasmo inducido por ejercicio es un problema clínico frecuente que supone un importante aspecto en la calidad de vida de los pacientes y que puede pasar desapercibido o quedar enmascarado por la magnitud de otras manifestaciones. La broncoprovocación con ejercicio es positiva en el 70-80% de los pacientes con clínica de asma. Está indicada como método diagnóstico en pacientes con historia y

examen físico sugerente de asma pero con una espirometría basal normal. Al ser un desencadenante natural, simple y reproducible, es un método seguro en niños y adultos jóvenes.

 

Para establecer el diagnóstico de asma inducido por ejercicio, es necesario demostrar los cambios en la resistencia de las vías aéreas que ocurren tras el ejercicio y que se reflejan por un descenso de alguna de las medidas del flujo aéreo. Para ello, al finalizar el esfuerzo (pedaleo en cicloergómetro con control electromagnético) y en los sucesivos minutos se realiza una determinación mediante espirometría.