" El Servicio de Neumología de la Clínica Corachán está formado por neumólogos especialistas en el tratamiento de las enfermedades de las vías aéreas. "
Servicios
Servicios // Clínica del sueño // El ronquido

El ronquido es el sonido ronco y anómalo que ocurre mientras usted duerme, se produce al pasar el aire por sus vías respiratorias altas al estar éstas parcialmente obstruidas por relajación durante la noche.

Existe una gran variedad de factores y causas que favorecen estos sonidos, tales como la anatomía de la boca y los senos paranasales, el consumo de alcohol, las alergias, un resfriado, y el aumento de peso. A veces, los ronquidos pueden indicar una enfermedad grave.

Los síntomas de esta obstrucción pueden causar entre otros:

  • Despertares bruscos durante la noche con sensación de asfixia
  • Dolor de cabeza al despertarse
  • Tendencia fácil al sueño durante el día
  • Dificultad para concentrarse
  • Sequedad de boca al levantarse
  • Hipertensión
  • Arritmias cardiacas
  • Calambres en las piernas

El exceso de peso y el consumo de alcohol sobre todo antes de acostarse favorecen dicha relajación. El alcohol relaja los músculos de la garganta y disminuye las defensas naturales contra la obstrucción de las vías. Cambios de estilo de vida, como perder peso, evitar alcohol cerca de la hora de acostarse o dormir de lado, puede ayudar a dejar de roncar.

Usted debe observar si tiene una mandíbula retrasada o hipognatia, un engrosamiento de las amígdalas o del velo del paladar y la úvula y/o un engrosamiento de los adenoides ya que pueden causar obstrucción y dificultad al paso del aire mientras usted duerme.

La congestión nasal crónica, o la desviación del tabique nasal pueden contribuir a los ronquidos.

Sin embargo todos estos síntomas pueden indicar que su ronquido es causado por una condición más seria, como la Apnea obstructiva del sueño. En esta condición, los tejidos de su garganta obstruyen las vías respiratorias e impiden la respiración.

La apnea del sueño se caracteriza por ronquidos seguidos por períodos de silencio, que indican la ausencia de entrada de aire a los pulmones o apneas. Durante esa fracción de tiempo, segundos, no hay intercambio de aire en los pulmones y no pasa oxígeno a la sangre. Al repetirse esta condición muchas veces durante la noche, todo el organismo sufre la hipoxemia, es decir la falta de oxígeno en los tejidos y por lo tanto puede haber un daño acumulativo en los órganos.

Se aconseja al roncador con alguno de estos síntomas que acuda a su neumólogo para un estudio más exhaustivo.