Español - Català

93 254 58 00

  • La broncoscopia

    La Fibrobroncoscopia es una exploración que permite visualizar el interior de la tráquea y de los bronquios, obtener muestras de éllos o del pulmón para su análisis y, en ocasiones concretas practicar acciones terapéuticas como cohibir hemorragias, aspirar secreciones, extraer cuerpos extraños, etc. Es una exploración fundamental en el diagnóstico de numerosas enfermedades broncopulmonares y de otros órganos vecinos, asi como en el tratamiento de alguna de éllas. Su no realización puede dificultar o imposibilitar el adecuado diagnóstico y tratamiento de su proceso.

    ¿Cómo se ha de preparar para la prueba?
    Deberá acudir a gabinete de exploración tras permanecer en ayunas al menos durante tres horas o seis horas segun se haga con anestesia local o con sedación, aportando radiografía de tórax, exploración funcional respiratoria, analítica y toda la información clínica de que disponga.
    Es muy importante que nos comunique si se le ha realizado la exploración con anterioridad asi como si padece asma bronquial, alguna enfermedad cardíaca, hepática, renal, diabetes o inmunodeficiencia adquirida y sobre todo si esalérgico a medicamentos, especialmente a la lidocaína o lincaina (anestésico local utilizado ampliamente por los dentistas). También debe informarnos de todos los medicamentos que esté tomando y especialmente si entre éllos se encuentran preparados anticoagulantes (Sintrom, Aldocumar, heparina, etc) o antiagregantes (aspirina, Adiro, Tromalyt, Tiklid, Plavix, Disgren, Iscover, etc).

    ¿Cómo se realiza la prueba?
    La prueba consiste en la introducción de un tubo fino y flexible por la nariz (ocasionalmente por la boca), previa instilación de un anestésico local en fosas nasales y garganta, o bajo sedación. Generalmente es bien tolerada aunque algo molesta pero habitualmente rápida, entre 5 y 10 minutos aproximadamente.

    ¿Qué riesgos tiene?
    Hoy en dia puede considerarse una técnica segura y de rutina, pudiendo aparecer en contadas ocasiones complicaciones, generalmente de carácter leve. Su médico le informará de todos esos riesgos antes de firmar su consentimiento.
    El paciente estará en todo momento controlado para detectar los problemas que puedan aparecer, y que son raramente graves y excepcionalmente insolubles.

    ¿Qué debe hacer después de la prueba?
    Una vez terminada la exploración deberá permanecer 2-3 horas sin comer ni beber nada, con el fin de evitar aspiraciones de alimentos.
    Un pequeño sangrado (esputos o secreciones teñidas de sangre) puede aparecer tras la exploración y es debido al roce del aparato con la vía aérea y/o a la toma de biopsias u otro tipo de muestras. Ocasionalmente puede aparecer un pico febril unas horas después de la exploración que cede con antitérmicos. Si persistiera debe consultar con su médico. Consulte con el mismo cualquier duda que tenga, pidiéndole más información si lo considera oportuno.

  • Lavado broncoalveolar

    El Lavado Broncoalveolar consiste en la instilación de suero fisiológico, normalmente unos 150 cc, a través del broncoscopio en una broncoscopia convencional, con la intención de arrastrar el máximo número de células sobre todo de la parte más distal del parénquima pulmonar, aspirándolo a continuación para determinar que tipo de células están en ese momento en el pulmón. En el líquido obtenido se determina el número total de células y su diferenciación. Asimismo se determina la citología y la bacteriología. El lavado broncoalveolar se suele pedir, sobre todo, como ayuda en el diagnóstico de las enfermedades pulmonares intersticiales.

  • EBUS

    El Ultrasonido Endobronquial (USEB) es una técnica diagnóstica que permite al broncoscopista ver más allá de la pared bronquial. Existen dos modalidades de imágenes en el EBUS: el lineal y el radial.

    El EBUS lineal es un broncoscopio flexible especial que incorpora un transductor  en su extremo distal y que permite, ver las imágenes en pantalla en tiempo real, puncionar los ganglios mediastínicos y efectuar aspiración de los mismos para estudio citológico. De esta manera podemos determinar si esos ganglios están afectados por un proceso cancerígeno y tipificarlo.

    Su indicación princeps viene dada cuando existen ganglios mediastínicos de tamaño patológico o masas mediastínicas adyacentes al pulmón y que no se han diagnosticado por broncoscopia convencional.

    Esta exploración es fundamental para determinar la estatificación del cáncer, es decir, en que grado de extensión está el tumor y que tipo de tratamiento es el más adecuado en cada caso.

    Para la punción de Nodulos Pulmonares Solitarios o patología periférica pulmonar se utiliza el EBUS radial. La obtención de muestra citológica en estos casos determinará el diagnóstico de la patología buscada.

  • NBI Narrow Band Imaging

    Broncoscopia  NBI (Imagenes de Banda Estrecha).

    Las imagenes de banda estrecha permiten clarificar algunas imagenes en la mucosa y submucosa bronquial. Esta broncoscopia utiliza longitudes de onda de 415 y 540 manómetros que corresponden respectivamente al azul y al verde del espectro electromagnético. La luz azul es absorbida por los capilares de la mucosa superficial del bronquio mientras que la luz verde es absorbida por la hemoglobina de de los vasos en profundidad de la submucosa bronquial. Cuando esto sucede los capilares sanguíneos superficiales aparecen de color marrón y los vasos en profundidad de la submucosa de color cyan. la utilización de las dos bandas permite detectar la angiogénesis es decir, el aumento de la vascularización de la zona preneoplásica en sus diferentes fases. Con ello podemos detectar en que fase de inicio se encuentra el carcinoma de pulmón y tratarlo con grandes posibilidades de curación.

     

     

     

  • Broncoscopia de autofluorescencia

    La autofluorescencia es la capacidad que tienen las células de desprender una coloración que cambia según las células sean malignas o benignas.

    La broncoscopia de Autofluorescencia consiste en la utilización de una luz de longitud de onda entre 440 y 480 manómetros que capta la disminución de la autofluorescencia del tejido precanceroso en la mucosa bronquial debido al aumento del grosor del epitelio bronquial, del flujo sanguíneo de la zona (mayor en el tejido preneoplasico por la angiogénesis) y de la cantidad de fluorófobos de dicha zona. La autofluorescencia de los tejidos puede ser captada por un fibrobroncoscopio especial para el diagnóstico precoz del cancer de pulmón determinando por estudio citológico e histológico en que fase pueden estar las lesiones que no se podían haber visto con un broncoscopio convencional de luz blanca