Español - Català

93 254 58 00

Pruebas de Función Pulmonar

Con el nombre de Pruebas Funcionales Respiratorias designamos una serie de exámenes que miden la eficacia de los pulmones para introducir y liberar aire, midiendo a su vez el intercambio de gases que existen en estos movimientos.

Se recomienda no ingerir alimentos pesados ni fumar 4 horas antes. Se deberían suspender broncodilatadores o inhaladores 24-48 horas antes de la prueba, (consulte a su neumólogo).

La finalidad del estudio funcional respiratoria es, por una parte diagnosticar enfermedades pulmonares como el asma, bronquitis o enfisema, y por otra encontrar la causa de una dificultad respiratoria y evaluar si la exposición a contaminantes en el trabajo afecta la función pulmonar.

Otras indicaciones serán para evaluar el efecto de un medicamento o medir el progreso en el tratamiento de una enfermedad.

Las tres pruebas fundamentales son:

La Espirometría, Los Volúmenes Pulmonares y la Difusión Pulmonar.

Para algunas de las mediciones del examen, usted puede respirar de manera normal y calmada. Otros exámenes requieren una inhalación o exhalación forzada después de una respiración profunda.

La Espirometría consiste en respirar a través de una boquilla conectada a un aparato llamado espirómetro que es capaz de registrar la cantidad y frecuencia de aire con que usted respira en un tiempo determinado.

La prueba de los Volúmenes Pulmonares mide por una parte la capacidad pulmonar total que es el Volumen Total de aire que cabe en los pulmones, el Volumen Residual que es el aire que queda en los pulmones después de una espiración completa y la Capacidad Funcional Residual que es el Volumen de aire que queda en los pulmones después de una espiración a volumen corriente.

La Prueba de la Difusión Pulmonar le permite al médico calcular la eficiencia con la que los pulmones llevan el oxígeno del aire al torrente sanguíneo y consiste en respirar un gas inofensivo durante un tiempo muy corto, a menudo solo una respiración y medir la concentración del gas en el aire exhalado. La diferencia en la cantidad de gas inhalado y exhalado mide la eficacia del paso de los gases del alveolo a la sangre.