Español - Català

93 254 58 00

    • 08 FEBR. 18

    Cáncer de pulmón en las mujeres

    Cáncer de Pulmón en Mujeres

    En los Estados Unidos, la principal causa de muerte por cáncer en mujeres es el cáncer de pulmón, seguido por el cáncer de mama y colo-rectal. Por lo menos el 79% de estos cánceres se relacionan con fumar cigarrillos. En la actualidad el número de mujeres que fuman ha subido en forma alarmante, el número de mujeres que empiezan a fumar es mayor que el número de hombres, y los porcentajes de mujeres que dejan de fumar, menores que los de los varones. Como causa de muerte en mujeres, el cáncer de pulmón se ha movido desde el séptimo lugar en 1930 al primer lugar a partir de 1990.

    En los países en vías de desarrollo este problema es cada vez mayor y aunque no se cuentan con estadísticas valorables, se puede prever que el problema del cáncer de pulmón va a ser peor en el futuro. Esto en parte se debe a que la propaganda es cada vez más agresiva y al hecho de que en USA y en menor medida en Europa, las compañias tabacaleras tengan cada vez más restricciones. Esto hace que  busquen nuevos mercados menos recelosos.

    La sensibilidad del sexo femenino para desarrollar cáncer de pulmón parece ser mayor que la del sexo masculino, y se ha observado que el riesgo es  triple que en los varones que fuman. Otros factores de riesgo para desarrollar cáncer de pulmón, que se habían establecido para poblaciones masculinas, se han observado también para las femeninas: la presencia de historia familiar y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) previa.

    Algunos factores de riesgo pueden ser únicos en mujeres, como  la relación que existe entre el desarrollo de cáncer de pulmón y estrógenos endógenos y exógenos, particularmente con el adenocarcinoma.

    La distribución de los tipos histológicos difiere mucho con el género, apreciándose más adenocarcinoma en la mujer y más carcinoma escamoso en el varón. Dado que el cigarrillo, a pesar de ser factor de riesgo para todos los cánceres pulmonares, se asocia más con el desarrollo de carcinoma escamoso, este hecho abre incógnitas sobre posibles diferencias básicas en la etiología de esta enfermedad entre los dos sexos. Las mujeres que fuman parecen tener más riesgos de desarrollar carcinoma de celulas pequeñas que los varones que fuman.

    En cuanto a la respuesta al tratamiento, hasta el momento no hay datos claros como para afirmar que el género tenga alguna relación con la respuesta a la cirugía, radioterapia o quimioterapia.